La canción ferrolana

     La gran afición ferrolana por el canto popular, trasciende fronteras. Es muy conocido el dicho: Donde hay dos ferrolanos, hay un dúo; tres, un trío  y más de tres, una coral.

 

     La popular canción ferrolana, tiene unas características que la diferencian de las de su entorno geográfico. A ello contribuyó de forma determinante, la configuración histórica de la ciudad llevada a cabo en la segunda mitad del siglo XVIII.

 

     En esa época, Ferrol pasó, en apenas 20 años, de ser una villa de pescadores con un censo de 1.200 habitantes a ser la ciudad más importante de Galicia con una población de más de 32.000 personas. Esto fue debido a la decisión de rey Fernando VI, de instalar en su ría el que sería el mayor y mejor arsenal naval de toda Europa.La canción ferrolana

 

     Todo esto supuso una gran afluencia de mano de obra, técnicos, funcionarios, etc., de los más diversos puntos de la península que obligaron a crear barrios para alojar a tanto personal.

 

     El barrio obrero más famoso nacido bajo esas circunstancias, era el de Esteiro (desaparecido en la década de los 70 del pasado siglo). En este barrio surgen las primeras rondallas, formadas por trabajadores de los astilleros y que, aprovechando su tiempo de descanso y dado que las alternativas para ocupar el ocio no eran muchas, cantaban en bares y barberías.

 

     Si a ello, le sumamos los nexos de unión existentes con las últimas colonias, sobre todo  Cuba, hizo que en la ciudad de Ferrol se produjese un constante trasiego de canciones, sobre todo habaneras y piezas de creación propia con marcada influencia foránea y eran interpretadas, principalmente, en romerías populares y en rondas a mujeres.

 

     Con esto, nace en la ciudad un tipo de canción popular con rasgos muy particulares; destacando entre ellos, el idioma español en la práctica totalidad de las piezas conservadas.

 

      Las primeras referencias documentadas de estas agrupaciones, datan del año 1886 y relatan como una rondalla llamada “Los Caballeros de la Edad Media”, rondaban a sus mujeres en la noche del 18 de Marzo (por ser San José, la principal fiesta en los astilleros) dando con ello origen a la fiesta musical ferrolana por excelencia: “La Noche de las Pepitas”.

 

      La tradición, nunca se perdió desde aquella época, pasando por diferentes etapas. En principio, solamente se rondaba a las mujeres en la víspera de San José, formándose las rondallas sólo para ese día, dándole el nombre a éstas, del vals o la danza que interpretaban para la ocasión. Hoy en día las agrupaciones celebran su día grande en “La Noche de las Pepitas”, en la que no dejan de rondar a las mujeres, pero siguen sus actuaciones y ensayos, nombrando a una madrina que será la representante  de la mujer ferrolana el resto del año.

 

 

Pepe Rico

 

 

AGRUPACIÓN ARTÍSTICA AÑORANZAS © 2017. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Entidad cultural subvencionada por